LETRA

Ya pasó de mientras, La vida es efímera en cada instante.
Quizás tu mayor peligro lo tienes delante.
Nacemos y somos moléculas que más tarde
crecen para seguir siendo insignifica-ca-ca-ca

Cara,le dije a la muerte y me salió cruz,
¿Quién me ampara,en la oscuridad cuando no hay luz,
dije qué para y mi mente no paraba
las noches que amaban a este alma porque faltabas tú

Y a las malas, puedo transformarme en quien no quise,
puedo renunciar a mis fuerzas y a ver qué pasa,
pero luego no quiero escuchar como me dices
que era por mi culpa que tus lágrimas no paran.

Dame una pistola tengo balas,
dame de tu todo y tengo nada,
dame de tu fuego y seamos lava,
dame de beber tus mil cascadas.

Vida oblígame
a seguir mis pasos pero que no sea con fé,
qué no tengo razón ni motivo que temer,
qué luche ahora mismo sin esperar a perder, joder.

Solo pido ser
y qué no coloquen en mis labios esa miel,
qué mi voluntad no me vuelva a ser más infiel,
ya no necesito de tu cuerpo y de tu piel, lo sé.

Tardó en amanecer
cuando las nubes grises ya no me dejan ni ver;
solo somos polvo en el espacio volando ya a su merced,
una hormiga en la suela del dios que creen,

Puras proporciones en la búsqueda de un gran número áureo,
puentes de madera antes de que salga hasta el árbol,
pequeños estímulos ocasionaos por algo,
mientras más te desconozco, coño, más me salgo.

Y muero si te digo adiós y te veo luego
eres la fusión entre el puto infierno y el cielo;
cuando no te siento es cuando siempre más te quiero,
y cuando apareces me matas con tantos peros.

Te hablo a tí ansiedad,
aunque por tu culpa muchas veces me he quedado mudo y tal,
me haces ver que mi mayor enemigo ya soy yo
y esta mente quebrada por plasmarse en cada folio

Mientras más quiero perderte, más me encuentras,
cuando quiero fallarte, con tus garras más me aciertas,
pero a pesar de todo me has hecho pensar que a veces
no hay que buscar la salida si no luchar en tu puerta.

En mi reloj de arena pone de mientras,
él siempre me ha esperado a que recupere las fuerzas.
tranquilo Fran, ya tu cuerpo no tiembla,
has sabío’ vencerte a tí mismo pa’ poder salir de la mierda.

Cuando mi cora no paraba y mis alas cortadas,
cuando suspiraba por librarme de la muerte, yo,
cuando nadie me escuchaba y se reía
porque no creían nada, tranqui que ahora ya me río yo.

Cuando el aire me faltaba y en mi cuarto me encerraba
solo encontraba temor, no no no.
La ironía de buscar la libertad
teniendo el cuerpo, la vida y el alma bajo presión.

Vida oblígame
a seguir mis pasos pero que no sea con fé,
qué no tengo razón ni motivo que temer,
qué luche ahora mismo sin esperar a perder, joder.

Solo pido ser
y qué no coloquen en mis labios esa miel,
qué mi voluntad no me vuelva a ser más infiel,
ya no necesito de tu cuerpo y de tu piel, lo sé.

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIDEO