LETRA

Sigo sentado en el vagón
esperando ese algo aunque sé que nunca va a llegar
no hablo de tí mi amor,
hablo del destino en el que todos sueñan y no conseguirán

¿Y ahora qué? no soy ese niño de antes,
quiero tirar hacia delante pero teniendo fé
sé que el pasado no importa
pero los errores se recuerdan para no volverlos a cometer

dime lo que quieres saber de mí, que voy a contarte la mitad
la otra mitad viene cuando pase el tiempo y me demuestres que ahora sí en tí ya puedo confiar
la confianza me da asco pero más asco me da el no tenerte así que me da igual
todos sabemos que el odio duele, pero pocos saben que el amor duele un poquito más

es como ese caramelo amargo
que al principio sabe bien pero luego es difícil de tragar
todos tenemos en nuestra mente a ese alguien
que aunque pase el tiempo no podemos olvidar

el corazón sigue en su línea
amando a esa persona, le hizo palpitar
pero pa’ picar, mi lágrima,
salió por dentro porque volvió a lastimar..

me he dado cuenta con el tiempo
que lo que necesito ahora es no volver a necesitar
y ahora tengo envidia de los peces,
porque me he dado cuenta que ellos si han aprendido a olvidar

si su amigo le falla, se raya, se olvida y vuelve a confiar
no hace falta ser un ser humano para encontrar la felicidad..
la cuestión es saber buscarla, si nunca la has visto como la vas a encontrar
primero hay que conocerla, sentirla, tranquilo que luego sola llegará

el destino está escrito,
pero escrito por tí a si que venga empieza ya
en esa historia que tanto quieres recorrer
ojalá que no se borre solo al caminar

no necesitas baldosas para el camino se construye con tus ganas de llegar
si has sido listo para ver tus fallos yo creo que también lo serás para rectificar
simplifica, todo lo malo que sigue en tu mente tan rígida, tan típica
que no supo valerse por si misma na, y ahora piensa por tí no pienses en los demás

todos nos quejamos que las personas que confiamos se cuentan con dedos de una mano
pero luego no pensamos que nosotros hemos estado en los dedos pero de otro ser humano
en la que le hemos fallado, habían confiado pero luego no habíamos apreciado
siempre pensamos que somos perfectos, pero es que eso nunca ha estado tan claro

COMPARTIR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

VIDEO